UN TABÚ QUIZÁ LLAMADO ARTE

by • 18 mayo, 2016 • Libro, Proyecto PAC, PublicaciónComments (0)1990

Después de presentar el primer y segundo prólogo de nuestro libro Ensayos ABSOLUT, aquí tenéis el tercer y último prólogo “UN TABÚ QUIZÁ LLAMADO ARTE” escrito por Kerman Romeo (
Marketing ABSOLUT).

ensayosABSOLUT by PAC

Estamos de acuerdo en que estamos en desacuerdo. O quizá no. Definir lo que es el Arte y el papel que juega la Transformación en él entraña una dificultad rayana a la desintegración de un átomo. Sin exagerar. Basta con devorar con fruición este Libro de Ensayos para constatar que una misma palabra, ésa palabra, plantea distintas acepciones según el prisma desde el que se mire o, incluso, el día en que se formule. Y no hay ninguna que sea más correcta que otra, con lo que tienes todo el derecho a estar en desacuerdo con cualquiera de ellas o con todas.

No sabemos definir por consenso Arte y Creatividad. Y eso es precioso, porque significa que no hay dogmas. Si el lenguaje sirve para expresar necesidades o ideas, el Arte funciona para mostrar todo aquello que no somos capaces de verbalizar, para desnudar tabúes de los que nos avergonzaríamos si los confesásemos con palabras. Es un pedazo de una verdad individual que nace desde las entrañas, que saca a la luz nuestros miedos, pasiones, elucubraciones y perversiones. Desnuda nuestra intimidad. Y eso, en ocasiones, abruma. Ruboriza.

Tanto al que muestra hasta el tuétano, como al que teme verse atraído por esos misterios, excitado ante algo por lo que siente empatía. Porque el Arte y la expresión creativa desatan nuestros instintos más oscuros, porque parte desde adentro, es más de impulso que de raciocinio, más de seducción que de conquista. Más de escalofríos que de convicción. Quizá, o quizá no, nos cuesta abrirnos en canal porque nos da miedo reconocer que aquel sentimiento que tenemos frente a nosotros nos conmueve, lo reconocemos y hay que tener valor para enfrentarse a él.

Coraje también para promover un nuevo destape. Sí, rasguémonos todas las vestiduras, hasta las que se guardan con más celo, y perdamos el pudor a mostrar y opinar. A decir la verdad. Porque nadie podrá convencerte de que estás equivocado. ¿Quién puede juzgar una sensación, tu sensación? Nadie puede reprocharte que algo se contraiga en ti, o todo lo contrario, al colocarte cara a cara contra un pedazo de verdad individual. Ante una pieza de Arte. Con mayúsculas y con una carcasa de mayúsculo tamaño. No hablamos de una disciplina cerrada de espacio acotado. Las emociones son fugitivas, más si se ven amenazadas.

Y las sensaciones se transforman, mutan. Si el ser humano no es un participio, sino un gerundio, por ende el Arte no es un producto terminado o una percepción invariable, sino que se va construyendo y va variando conforme cambiamos. Arte es igual a sintiendo, Arte es igual a construyendo. Al estar en contacto con emociones, con esa negrura brillante a la que el Arte dota de aliento, lo que un día nos parece fútil, al siguiente está pleno de significado. Somos nosotros los que somos capaces de transformar esas realidades y dotarles de una interpretación propia y siempre acertada.

El objetivo de este Libro de Ensayos con el que colabora ABSOLUT no es otro que mostrar interpretaciones de este gigantesco mundo desde distintas perspectivas, con el Arte como denominador común e hilo conductor. Si bien no hay palabras para describir las emociones más ocultas, debatir y disertar acerca de ellas ejerce una función de psicoanálisis cuasi catártica. Dar rienda suelta a las emociones, a la contracción del estómago, nos libera y nos hace más honestos. Esto es una interpretación, tú tendrás la tuya y, a buen seguro, estaremos de acuerdo en que estamos en desacuerdo. O quizá no.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *