Una performance en la frontera de Corea del Norte

by • 21 diciembre, 2018 • PerformanceComments (0)779

Omar Jerez y Julia Martínez han viajado al ‘Paralelo 38’, que es la división de las dos Coreas, para realizar una performance insólita titulada “Happy Happy Kim Jong–Meal”. En ella los artistas lanzaron diez hamburguesas del McDonald´s desde Corea del Sur a Corea del Norte durante cerca de un minuto.

Nueva performance - Omar Jerez &Julia Mtnez en Corea

El último proyecto artístico de Omar Jerez y Julia Martínez, realizado este mes de diciembre, ha sido una clara provocación a Corea del Norte y a la dictadura de Kim Jong Un. Desarrollando la performance más compleja de su carrera: “Happy Happy Kim Jong–Meal”. Un juego de palabras entre el nombre del sátrapa asiático Kim Jong Un y el popular plato infantil de la cadena global de hamburgueserías McDonald´s, que pone nombre a este nuevo trabajo artístico que ya está levantando suspicacias por su riesgo y mensaje de fondo.

La performance ha consistido en arrojar un total de diez hamburguesas del McDonald´s desde Corea del Sur a Corea del Norte en un punto del ‘Paralelo 38’, muro infranqueable entre ambas potencias. La frontera más caliente del planeta, que ocupa 238 kilómetros y despliega un millón y medio de soldados para garantizar la seguridad. Con esta premisa, los artistas españoles estudiaron durante meses los detalles de ejecución del trabajo y, ya en terreno coreano, emplearon varias jornadas para explorar y escoger el sitio óptimo del mapa para representar la performance.

El hecho de lanzar 10 hamburguesas, ni más ni menos, apela al día 10 de agosto de 1945, fecha en que los Gobiernos de Washington y Moscú establecieron el ‘Paralelo 38’ como eje para dividir las dos Coreas, Corea del Norte (afín a Rusia) y Corea del Sur (afín a Estados Unidos). Un plan aparentemente sencillo sino fuera por la vigilancia extrema de Corea del Norte y Corea del Sur en el ‘Paralelo 38’: vallas electrificadas, sensores de movimiento, posibles minas en el entorno, francotiradores 24 horas e incontables cámaras de seguridad en la frontera. Por eso el tiempo para poder realizar la acción no podía durar más de un minuto antes de ser detectados por las cámaras, caer presos y, probablemente, generar un conflicto internacional.

Tal y como relatan los autores, se trata de una performance cargada de simbolismo. “Al lanzar las hamburguesas, a pesar de no ser un alimento saludable, planteamos algo más allá del capitalismo, el comunismo, la libertad o el consumo… ¿Qué es mejor? ¿Morir de hambre, como ocurrió en Corea del Norte con dos millones de personas, o morir de cáncer, diabetes, problemas cardiovasculares… pero saber que puedes morir como quieras, aunque seas consciente de que ese alimento no es saludable?”, plantea Omar Jerez.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *