Universo vídeo. El espacio de la ilusión

by • 2 julio, 2015 • Centros de arte, Exposiciones, Gijón, VídeoComments (0)2494

LABoral acoge la exposición “Universo vídeo. El espacio de la ilusión. Animaciones para formar y deformar un lugar”, muestra comisariada por Alfredo Aracil que explora de qué manera se relacionan ilusión y espacio cuando el tiempo se transforma en algo flexible y subjetivo.

Natalia Stuyk Visiter

En la exposición encontramos obras de Misha Bies Golas, Cristina Busto, Fernando Gutiérrez, Joe Hamilton, Emmanuel Lefrant, Mario M. Martínez, Lotte Reiniger, Emily Richardsob, Natalia Stuyk y John Whitney

El umbral que media entre lo físico y lo virtual es un lugar cada vez más poroso. Nociones como escala, dimensión o medida, que antes definían el espacio de manera supuestamente objetiva, se ven actualmente desbordadas, haciendo urgente una nueva definición, sin duda más laxa, del concepto de experiencia; esto es, una manera de concebir los lugares no tan polarizada por la separación entre realidad y ficción que ha acechado siempre a la imagen.

Al calor del desarrollo científico y técnico del siglo XIX, cuando la innovación industrial reclamó un lugar al lado del arte y del ocio, nacieron sucesivas técnicas de animación como los dibujos animados, las siluetas, el stop motion, la rotoscopia, el diseño gráfico o el 3D asistido por computadoras que transformaron nuestra manera de relacionarnos con el tiempo y con el espacio.

Hoy es posible la interacción entre elementos reales y elementos diseñados desde la inmaterialidad absoluta de un ordenador. Operación, la de transformar lo material en inmaterial y viceversa, que nuestra percepción entiende como una extensión natural de lo real, o como la apertura de un espacio mental que a pesar de su virtualidad posee un cuerpo.

La animación amplifica ciertos experimentos alumbrados ya durante el Renacimiento y se ha convertido en la piedra angular de una industria floreciente que ha transformado a los videojuegos en el fenómeno de masas que una vez fue el cine. De esta forma, el uso de la geometría proyectiva a manos de los pintores del siglo XIV, marca una serie de hitos en la construcción de un espacio ilusorio. El cuadro, hoy la pantalla, ha coqueteado a través de los siglos con la idea de engañar a nuestros ojos para (de)mostrar finalmente el movimiento, como puede verse, por ejemplo, en el seminal Desnudo bajando la escalera (1912) de Marcel Duchamp.

El conjunto de obras que forman esta exposición no ambiciona la construcción de ninguna suerte de antología, a pesar de pivotar en torno a dos piezas históricas de Lotte Reiniger y John Whitney, que señalan dos momentos pioneros en el desarrollo de la animación. La idea, por el contrario, es explorar de qué manera se relacionan ilusión y espacio cuando el tiempo se transforma en algo flexible y subjetivo. El espacio de la ilusión trata de poner en relieve la versatilidad de un conjunto de técnicas para dar respuestas alternativas, e incluso contradictorias, a configuraciones del espacio de carácter personal, capaces, en última instancia, de provocar ciertas transformaciones en la experiencia que, en principio, sólo se le suponían al tiempo.

Artistas: Misha Bies Golas, Cristina Busto, Fernando Gutiérrez, Joe Hamilton, Emmanuel Lefrant, Mario M. Martínez, Lotte Reiniger, Emily Richardson, Natalia Stuyk, John Whitney
Fechas: Del 1 de julio al 18 de octubre 2015
Lugar: LABoral, Gijón

Crédito de la imagen: Natalia Stuyk, Visiter

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *