Woman Art House: Cindy Sherman

by • 22 febrero, 2019 • Woman Art HouseComments (0)807

En el episodio de esta semana de #womanarthouse hablamos de la artista Cindy Sherman (Nueva Jersey, 1954), artista, fotógrafa y directora de cine estadounidense.

Desde niña, a Cindy Sherman le ha interesado el disfraz, esconderse para dejar de ser ella misma. Algo que ha comentado en entrevistas: “Desde pequeña me interesó el lado perverso del disfraz, buscaba el monstruo que puede haber detrás de cada imagen”. A diferencia de otros artistas, Sherman no estaba particularmente involucrada en las artes cuando era joven, su padre se ganaba la vida como ingeniero y su madre trabajaba como maestra de lectura. Sus estudios tiene lugar en la Universidad de Buffalo. Donde comienza practicando la pintura, pero pronto se dio cuenta de que no era su camino: “… no había nada más que decir. Estaba meticulosamente copiando otro arte y entonces me di cuenta de que sólo podía usar la cámara. y desarrollar mis ideas con ella”. Y, fue en la fotografía donde encontró su medio de expresión.

En una profética serie de 1975 de 5 fotografías que realizó mientras estaba en la universidad, titulada Untituled A-E. Sherman intento cambiar su cara con maquillaje y sombreros, asumiendo diferentes personajes como un payaso Untituled A y una niña en Untituled D. Su fascinación por la auto-transformación se debe a sus frecuentes viajes a tiendas de segunda mano, donde compraba ropa vintage y accesorios. Sherman comenzó a usar disfraces en las aperturas y eventos en galerías, disfrazándose de mujer embarazada en una ocasión.

A pesar de que la mayoría de sus fotografías son imágenes de ella, sin embargo, estas fotografías no son autorretratos. Sherman se utiliza a sí misma como un vehículo para una variedad de temas del mundo moderno: el papel de la mujer, el papel del artista. Inicia su andadura artística con una serie de autorretratos en los que aparece adoptando ropas, poses y expresiones que pertenecen a arquetipos-sexuales, sociales, culturales-ampliamente utilizados como formas de representación de la mujer contemporánea.

Surgió así la serie Untituled Film Stills, 1977-80, unas imágenes realizadas a modo de reportaje gráfico de diversas historias protagonizadas por mujeres. Se trata siempre de fotografías en blanco y negro que remiten las películas de los años cincuenta y pretenden llamar la atención sobre la abusiva estereotipación de las representaciones femeninas: la chica sexy, el ama de casa, la ingenua o la prostituta. En ellas Sherman se muestra siempre distinta; no son, pues, verdaderos autorretratos son máscaras y no identidad. Sherman se esconde tras la caracterización de los diferentes arquetipos del mismo modo que el uso repetitivo de éstos oculta la compleja identidad de las mujeres reales.

Con el inicio de la década de los 80 quiso llamar la atención hacia la utilización como símbolo sexual que fomentan las revistas y la televisión, y realizó la serie Centerfolds, representándose como las modelos de los desplegables en las revistas masculinas. Todos sus trabajos esconden un mensaje como en Disasters, Fairy Tales y Disgust pictures son trabajos en los que, representa vísceras, vómitos, mutaciones y personajes de terror, alerta del cambio que está sufriendo la sociedad, cayendo en un consumismo feroz.

En una serie posterior, bajo el título de History Portraits (1990) repite la misma estrategia de retratarse adoptando falsas identidades, solo que el referente es ahora la historia de la pintura. Con estas imágenes Sherman reitera la denuncia de la ideología que subyace a los arquetipos icónicos femeninos y nos habla de su incansable repetición, de su eterna vigencia, de cómo el pasado conforma las imágenes del presente.

En Sex Pictures, 1992 simbolizan la cosificación de los cuerpos en la pornografía mediante escenas protagonizadas por muñecos, autómatas fragmentados y recompuestos en posturas impúdicas e inverosímiles. Carne desmembrada y convertida en cosa. Por otro lado en Horror pictures, 1995 da una nueva vuelta de tuerca en la representación de lo obsceno mostrándonos rostros inhumanos de ojos espantados y vidriosos, cabezas hechas de fragmentos que muestran las suturas como terribles heridas.

La serie Clowns, 2004 tiene como punto de partida una visita a una feria americana, acercándose a la figura del personaje detrás de la máscara de payaso, usando por primera vez técnicas digitales y mezclando con las analógicas. Enmarcada en opulentos escenarios, los personajes que encarna en sus Society Portraits, 2008 no representan personas reales, son personajes femeninos aristocráticos, ávidos de afecto, mujeres que se sienten reconocidas únicamente gracias al dinero.

Una de las obras más queridas por los coleccionistas ha sido Untitled #96 que se subastó en 2011 en Christies de Nueva York por casi cuatro millones de dólares. En 1996 tuvo lugar una exposición en España sobre la obra de Cindy Sherman en el Museo Reina Sofía de Madrid en el Palacio Velázquez del Retiro (Para saber más, pincha aquí)

Más recientemente en 2012 en el MoMA se le ha realizado una retrospectiva sobre Cindy Sherman que reunió 170 fotografías sobre su trayectoria hasta ese momento… Como último dato añadir que recientemente, hace apenas unos días Cindy Sherman ha sido galardonada con el premio Max Beckmann.

El hilo esta semana en #womanarthouse sobre la artista Cindy Sherman, una artista que trata los temas del feminismo y la mascarada, entre otros temas como la identidad de las mujeres en las películas y medios. El siguiente episodio será dedicado a la artista Nancy Spero, y podréis seguirlo en el hashtag habitual y en la cuenta de @Nefer87.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *