Woman Art House: Shadi Ghadirian

by • 25 octubre, 2019 • Woman Art HouseComments (0)288

Shadi Ghadirian es considerada actualmente una de las artistas de Irán con más proyección e influencia. Aún así su nombre es desconocido aún para muchos profesionales y amantes del arte. Es por ello que hemos querido que este año fuese una de las protagonistas del proyecto #womanarthouse… y el pasado 20 de octubre hablamos sobre ella en la reunión semanal que organizamos como cada domingo en Twitter. Por si no pudisteis estar, os dejamos aquí link al hilo completo, además de resumir todo lo que salió a la luz en este mismo artículo. ¡Disfruta!

Comencemos desde el principio. Ghadirian nació en 1974 en Teherán, capital y centro administrativo de Irán. Desde su nacimiento, el país ha sufrido grandes cambios y revoluciones políticas que, de alguna u otra forma, han tocado e influido a la artista: era una niña cuando estalló la revolución liderada por el ayatolá Jomeini, entró en la adolescencia durante la guerra con Irak, y en esta década ha visto a su país involucrarse en el conflicto sirio.

A pesar de todas esas convulsiones, ella tenía claro su camino: estudió fotografía en la Universidad Islámica Azad de Damavand y, nada más graduarse en 1998, comenzó su carrera profesional como fotógrafa. El arte de las instantáneas se convirtió muy pronto en parte fundamental de su vida.

Ya desde sus primeros trabajos de juventud comenzó a tocar el tema de las mujeres en sus piezas, mostrando su realidad y las contradicciones en las que estas viven (principalmente en un país como Irán en el que la tradición y la modernidad conviven no siempre de manera armoniosa). Sin embargo, llegó inicialmente a ese tema de forma accidental, tal como ella misma ha explicado en muchas ocasiones, pero “desde entonces, cada vez que pienso en una nueva serie, de alguna manera está relacionada con las mujeres”.

SHADI GHADIRIAN

¿Su objetivo? Mostrar la realidad existente de la mujer iraní al mundo internacional: “el lugar que ocupan las mujeres iraníes en el mundo es importante para mi porque estoy segura que nadie sabe mucho de ello. Quizá la única percepción de un extranjero sobre ella es un chador negro. Pero yo trato de representar todos los aspectos de esa mujer iraní”.

El primer trabajo con el que se dio a conocer da fe de todo esto. Realizado en 1998, se llama QAJAS y es una serie de retratos de mujeres en tonos sepia inspirados en la estética de los primeros retratos que se hicieron en Persia, a finales del XIX, cuando el sah Nasser Al-Dis introdujo la fotografía en el país después de un viaje por Europa. Todas las retratadas aparecen con vestidos y decorados del pasado, pero Gharidian incluye anomalías o disonancias de la vida moderna como una bici de montaña, un periódico o una lata de Pepsi. ¿Su intención? Mostrar la lucha entre tradición y modernidad, pasado y presente.

Su siguiente serie más conocida es ya del año 2000. Titulada LIKE EVERYDAY, es un conjunto de fotos en las que representa a mujeres envueltas en el tradicional chador iraní, pero algo raro despierta el interés del espectador: las caras son sustituidas por artículos domésticos comunes como una plancha, una escoba, una olla o una sartén. La artista quiso demostrar con ello el peso que tienen las mujeres sobre sus hombros dentro de los hogares y la rutina diaria en la que muchas de ellas se encuentran atrapadas.

Solo cuatro años después presentó WEST BY EAST, todo un cantico a la censura sobre el cuerpo femenino. Ghadirian retrata aquí a jóvenes iraníes a la manera occidental, retocando las propias fotografías tal y como la censura hace con las imágenes que aparecen en las revistas occidentales que se distribuyen en su país.

¿Por qué esta valentía? Shadi tenía 5 años cuando estalló la Revolución Islámica en su país, momento en el cual el hijab se impuso. Desde entonces “las imágenes de las mujeres en las revistas extranjeras que se venden en Irán son tratadas de igual manera: son tintadas por las autoridades competentes encargadas de proteger a la población de los peligros provocados por dichos cuerpos”. Una forma clara de tapar el cuerpo femenino, como si este fuese símbolo de la tentación y el peligro femenino, culpable de todos los males que transcurren en la tierra.

Por último, queremos además destacar otro de sus trabajos en los que el espíritu crítico de Ghadirian analiza el asalto de las nuevas tecnologías a la identidad del individuo. Llamado CTRL + ALT + DEL, esta serie de 2006 refleja su reflexión hacia el modo en que “nos transforman, nos organizan, nos leen y nos escriben”.

Estos y otros ejemplos están íntimamente relacionados con su identidad como mujer musulmana que vive en el país en el que vive. Cuestiona continuamente el papel de la mujer en la sociedad y explora ideas como la censura, la religión, la modernidad y el estatus de la mujer. Su trabajo es inevitablemente político, pero consigue representar sus preocupaciones con humor e ironía.

En todo ello la planificación es fundamental. La artista busca inspiración en la vida diaria y solo ingresa a su estudio cuando sabe exactamente qué fotografía desea hacer: “a veces pienso acerca de una fotografía y la visualizo tan completamente que imagino que ya la he tomado. […] Esto es peligroso porque más tarde me doy cuenta de que todavía tengo que sacar la foto”.

Su talento, la calidad de sus piezas y su forma de transmitir han permitido que la fama de Ghadirian haya aumentando rápidamente en los últimos años. Su trabajo ha sido exhibido en museos y galerías de toda Europa y Estados Unidos, y algunas de sus obras se encuentran en grandes museos, tales como LACMA (Los Ángeles) o el British Museum (Londres). Pero a pesar de su reconocimiento internacional, sigue viviendo en Irán, donde actualmente trabaja en el Museo de Fotografía Akskhaneh Shahr y es editora de fotografía en el sitio iraní www.womeniniran.com.

¿Quieres saber más sobre ella? Puedes visitar su página web (pincha aquí) . También puedes leer su entrevista en la web de El Comercio (aquí) o ver su charla en el Bangladesh Shilpakala Academy (aquí).

Aquí acabamos por hoy. ¡El próximo domingo habrá más sorpresas! Prepárate y sigue el hashtag #womanarthouse cada domingo para  conocer nombres, historias y detalles de otra mujer artista.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *