WUNDERKAMMER llega a La Bañera

by • 3 abril, 2012 • Dibujo, Escultura, Exposiciones, Fotografía, Galerías de arte, Instalación, Madrid, PinturaComments (0)1846

Del 27 de marzo al 5 de mayo de 2012. La Bañera Gallery, Madrid.

La Bañera Gallery, desde su nueva sede madrileña, presenta su carta de presentación oficial por medio de una exposición a tumba abierta, donde tienen cabida todos sus artistas en nómina, auspiciados bajo la idea de la cámaras de las maravillas renacentistas, respondiendo al sonoro y significativo nombre de Wunderkammer!.

Desde la antigüedad, el afán del ser humano por tener y hacer partícipes al resto de sus posesiones, se ha visto presente en numerosas ocasiones en el mundo del arte. Ejemplos como los de Filóstrato y sus Imágenes o el famoso studiolo del duque de Urbino en el Renacimiento son muy significativos, aunque, sin duda, son las cámaras de las maravillas (como la de Felipe II en El Escorial), con su intencionalidad de ser expuestas, las que se corresponde de manera más completa con este nuevo acercamiento a esa idea del tener y ser visto, ofreciendo un orden dentro del caos, la intencionalidad tras una propuesta a simple vista aleatoria.

La Bañera Gallery, se presenta (tras su primer acercamiento con la exposición de Marta López Orosa) en Madrid por medio de Wunderkammer!, siguiendo la estela de estos gabinetes de curiosidades, amparado en este caso en la multiplicidad de obras de artistas vinculados a la galería, realizando una presentación de intenciones y de autores en toda regla. Por ello, es necesario dar el listado completo de todos los participantes, nombres que sin duda darán que hablar en un futuro próximo. Sus nombres son: Alejandro Botubol, Hugo Alonso, Ismael Lagares, Albano, Dos Jotas, José Carlos Naranjo, Boa Mistura, Gloria Martín, Keke Vilabelda, Iván Izquierdo, Gregorio Peño, Carlos Cartaxo, Juan Cabrer, Carlos Criado, Marta López Orosa, Juan Isaac Silva, Jesús Bago, Pablo Pujol, Rafa Macarrón y Rocío Gilabert.

La bienvenida la ofrece el paso de una alambrada, encontrándonos en el escueto espacio de la galería, tres dimensiones diferentes. Frente al visitante, la primera parada se encuentra en un arco de triunfo formado por dos pilares, por donde reptan cadenas vegetales, coronado por el escudo mediceo, dándole ese toque de poder y distinción que la marca de la casa ofrecía a sus contemporáneos. A la izquierda, dos obras de gran formato preparan a la vista por medio de la abstracción a base de pinceladas gruesas y líneas verticales y la consecución de la proyección de las tres dimensiones a través de escenarios y figuras cercanas al arte infantil de entreguerras.

El siguiente paso, y último, se encuentra en el muro derecho, donde el horror vacui se presenta con una enorme sucesión de obras, cada una de ellas independiente del resto. La singularidad radica en que ninguna obra es igual a su vecina, evitando caer en la repetición y ofreciendo al espectador una completa visión del panorama artístico español emergente. Las técnicas y formatos son igual de diferentes entre sí, encontrando óleo, lápiz, fotografía, cartón, papel, etc. Como dicen, la variedad está en el gusto y así lo demuestra La Bañera Gallery con Wunderkammer!

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *