Los bailes y sueños de Ana Barriga en Birimbao

by • 19 octubre, 2018 • Exposiciones, Galerías de arte, Pintura, SevillaComments (0)975

La galería sevillana Birimbao abre temporada con Charlestón, Lambada y Perreo, donde se reúne una selección de los últimos trabajos de Ana Barriga (Jerez, 1984). Baile como ritmo, como la presencia tribal de lo cotidiano, como la manifestación enmascarada de las emociones. Quedarse en la “frescura” que aporta Ana Barriga como mujer-joven-artista que comienza a consolidarse dentro del panorama actual de la pintura sería quedarse en lo tópico, en lo evidente y en definitiva, en lo superficial.

Ana Barriga

Dijo Albert Camus en una conferencia llamada ‘El artista y su tiempo’ en 1957: “El arte, en cierto sentido, es una rebelión contra el mundo en lo que éste tiene de fugitivo y de inacabado: no se propone, pues, sino dar otra forma a una realidad que sin embargo él -el artista- está obligado a conservar, porque ella es la fuente de su emoción.” Así, más que el retrato del mundo, Ana Barriga consigue esbozar la interrelación que mantiene con este. Fruto de una observación exhaustiva, no hacia ella misma, ni hacia el mundo, sino hacia ella en el mundo (su mundo). El repudio y la aceptación, la resignación indignada, la mirada agitada a un mundo inmutable, eso es lo que encierra la pintura de Barriga.

Ana Barriga

El baile. En Charlestón, Lambada y Perreo hay una fuerte presencia del ritmo, es decir, una consecución de sonidos (elementos), que se alternan y se suceden unos a otros. El baile es la contextualización, el cómo aquellos elementos que han preocupado al ser humano desde su origen (sexo, amor, muerte,  etc.) toman una forma determinada según una multitud de variables. Ana Barriga nos revela su propia danza, aquella que se despliega entre su mirada y el mundo, entre lo que le atormenta y lo que le divierte. Una coreografía que celebra con jaleo aquello que parece oculto en la oscuridad de lo cotidiano, de lo asumido. La celebración de lo incelebrable.

Del baile al sueño. Al igual que en los tabancos (despachos de vino típicos de Jerez) se unen de forma espontanea el tirititrán de una alegría de Cádiz y el quejío más jondo de un fandango, la obra de Ana Barriga encierra la contradicción de ser. De ser y seguir siendo en un mundo al que teme pero al que necesita. Hay color, sí, pero hay desgarro. Y hay fragilidad. Y por tanto hay sueño, hay anhelo de alivio, de un mundo con menos dolor, más agradable.

Ana Barriga

Por ello, para Ana Barriga la pintura no es herramienta a disposición de la representatividad, sino la forma hallada para estar y ser en el mundo. De esta manera, la pintura no es sólo una forma de comunicarse con el/la espectador/a, también es la forma de explorarse, de entenderse. Es la manera ineludible de la que dispone para comprenderse, cabalgando contradicciones, a lomos de este mundo.

Ana Barriga

 

Artista: Ana Barriga
Fechas: Del 28 de septiembre al 31 de octubre de 2018
Lugar: 
Galería Birimbao, Sevilla

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *