Woman Art House: Shamsia Hassani

by • 2 octubre, 2020 • Arte Urbano, Graffiti, Woman Art HouseComments (0)802

Considerada la primera artista urbana en Afganistán, desde 2010 Shamsia Hassani ha llenado las calles de Kabul de murales protagonizados por mujeres que reclaman justicia, paz, igualdad y derechos. Desde hace una década desarrolla una actividad atípica como muralista y artista urbana en Afganistán, un país dominado por los hombres donde las mujeres sufren física y emocionalmente la violencia feminicida y los estragos de décadas de guerra.

Shamsia Hassani

Shamsia Hassani nace en Teherán en 1988 en una familia afgana emigrada a Irán huyendo de la guerra. Ante las dificultades de acceder a los estudios superiores en Irán por su condición de migrante, en 2005 se instala en Kabul. Estudia arte tradicional en la Universidad de Kabul donde actualmente trabaja como profesora de escultura. En 2010 tiene su primer contacto con el mundo del graffiti en un taller del grafitero británico Chu en Kabul. A partir de estos contactos con el graffiti occidental, funda un colectivo de arte contemporáneo y varios festivales de arte urbano en un país en el que el arte ha sido destruido tras décadas de guerra. 

Shamsia Hassani forma parte de una nueva generación de artistas afganos, nacidos en el exilio durante la guerra ruso afgana y que regresan a Afganistán a partir de la caída de los talibanes. Llenar de arte las calles de Afganistán implica tratar de reconstruir emocionalmente un país en el que el arte fue destruido por los talibanes y que carece de una red de espacios para el arte contemporáneo.

Reconoce haberse iniciado en el graffiti y el arte urbano por una cuestión práctica: los aerosoles y plantillas son más baratos que los materiales tradicionales. Pero pintar en las calles también tiene un contenido simbólico y político. Interviene clandestinamente en edificios abandonados, destruidos y bombardeados en apenas unos minutos para evitar ser descubierta y las posibles represalias. Shamsia Hassani es una mujer artista realizando una actividad ilegal en Afganistán. Su propósito es llenar de arte las calles de Kabul lo que implica acercar el arte a la sociedad, en un país sin apenas infraestructuras artísticas.

En sus murales se puede extraer un importante contenido feminista. Ella demuestra que, aunque Afganistán sigue siendo un país peligroso y opresor para las mujeres, las mujeres afganas pueden ser independientes y fuertes. Las mujeres que retrata se muestran orgullosas y dispuestas a aportar cambios positivos y nuevas esperanzas en la sociedad afgana

Trabaja una iconografía muy visual y repetitiva que hace que su obra sea muy reconocible. Peces encerrados en burbujas, ojos, pájaros, arquitecturas en trampantojo y también motivos decorativos dentro de la tradición islámica afgana junto a poemas y caligrafía, conforman su universo pictórico. Pero sobre todo son las mujeres las verdaderas y únicas protagonistas de sus murales. Mujeres con vestimentas tradicionales pero que han modernizado el niqab o el burka tradicional y que se muestran empoderadas y con ambiciones. Estas imágenes son reconocibles por los rostros apenas esbozados de sus mujeres que representan el rostro de todas las mujeres que han sido silenciadas, violentadas y oprimidas en Afganistán. Con los ojos cerrados y sin labios, con frecuencia portan instrumentos musicales. De esta manera Shamsia Hassani lanza un mensaje positivo al mundo: las mujeres afganas no tienen voz pero sí se expresan

En 2012 realiza uno de sus murales más emblemáticos en las ruinas del antiguo Centro Cultural de Kabul. Se trata de una mujer vestida con burka sentada en las escaleras y acompañada de un poema que alude a la pérdida en los años de la guerra: «El agua puede regresar a un río seco, pero ¿qué pasa con los peces que murieron?».

Por lo excepcional de su práctica y a través de contactos en el mundo del arte urbano internacional también ha realizado intervenciones urbanas en otras ciudades occidentales como Nueva York, Los Ángeles o Ginebra. En los últimos años ha comenzado a trabajar el graffiti digital. Para ello toma fotografías de los rincones de la ciudad que le gustaría pintar y las interviene con diseños en Photoshop o pintura acrílica.

Shamsia Hassani a través de su práctica artística muralista y feminista trata de inspirar a las mujeres de todo el mundo y aportar nuevas esperanzas a las mujeres de su país.

Más información sobre Shamsia Hassani en su web y perfil de Instagram. También en el hilo publicado en Twitter.


Os invitamos a seguir el siguiente hilo de Woman Art House el próximo domingo 4 de octubre de 2020: Yasmina García publicará sobre la artista Ouka Leele.

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *