Aitor Saraiba: 10 años para nada

by • 2 marzo, 2018 • Dibujo, Escultura, Exposiciones, Galerías de arte, Madrid, PinturaComments (0)1739

Corazón: Máquina que nos limpia
la avaricia y la sangre. (Gloria Fuertes)

Aitor Saraiba (Talavera de la Reina – 1983) regresa después de 10 años a La Fresh Gallery, galería/refugio donde sus Dibujos Curativos fueron presentados en por primera vez en 2008. 10 años para nada es un ejercicio de ida y vuelta, circular, un retazo de vida y con toda probabilidad un punto de inflexión en su carrera.

Aitor Saraiba

Contemplar de un modo lineal el trabajo de Aitor a lo largo este periodo revela una sutil pero importante transformación. Desde el retorno obsesivo a su personal temática, a partir de una primordial voluntad de narrar, ha ido ciñéndose a ese deseo de contar historias y evolucionando conjuntamente en su forma. Ha adquirido madurez y precisión. Podemos apreciar como el signo se ha apoderado paulatinamente de la representación dotando a las composiciones de ritmo y cadencia.

Aitor Saraiba

Esa componente temporal que aporta la palabra escrita convierte sus piezas en auténticas picto-poesías, axiomas del corazón que referencian lo vivido; momentos exactísimos en los que algún pequeño sentimiento ha brotado y ya es imposible detener. Girones de vida, en ocasiones intensos otras laxos pero siempre íntimos, aparecen congelados en ámbar.

El continuo trabajo desde lo biográfico, muchas veces desde lo doloroso, adquiere dimensiones catárticas y terapéuticas con un alto contenido emocional. Gracias a su pureza casi infantil, sin filtros, ha logrado conectar de una manera directa con un numeroso público que admira y venera un estilo innegablemente reconocible, altamente icónico y radicalmente personal.

Aitor Saraiba

La concreción poética alcanzada gracias al carácter denotativo de los elementos que maneja, configura haikus pictóricos y mínimos que avalados por una línea desnuda, sencilla y precisa manifiestan rotundamente el gesto y proporcionan un dibujo casi asimilable a la propia forma de la escritura.

Quizás sean las acuarelas aquellas piezas que mejor evidencian un discurso basado en la transparencia al permitir entrever los frágiles materiales del que están hechas y que a su vez ponen de manifiesto su fisicidad: sentimientos y papel.

Aitor Saraiba

Uno de los grandes logros de Aitor Saraiba, el cual sin duda queda patente en esta exposición, ha sido conseguir rebasar los límites de la ilustración para llegar a un lugar propio en el cual no es fácil determinar que llegó primero, si el dibujo o la palabra. Ambos elementos se establecen desde lo fragmentario elaborando piezas autónomas en un sentido plástico y discursivo que empiezan y terminan en si mismas.

Han sido 10 años para: crecer, enamorarse, desear, sufrir, soñar, amar, decir la verdad, emocionarse y llorar, sonreír y hasta escribir y dirigir una obra de teatro. Por fin el unicornio y la cabra se han dado la mano y eso se nota. Los terrores nocturnos se han disipado y el artista, siempre heroico, se enfrentará ahora a otra etapa, a otros momentos a otros lugares para volver a coger la caja de colores y pintar.

Fechas: Hasta el 23 de marzo de 2018
Lugar: La Fresh Gallery, Madrid

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *