Entrevista a Concha Ros

by • 17 diciembre, 2021 • Artist Interviews, EntrevistasComments (0)862

Concha Ros (Valencia, 1967). Licenciada (1990), Doctora (1997) en Bellas Artes y Máster en Museología (2000) por la Universidad Politécnica de Valencia. Trabajo creativo indisoluble de su conciencia crítica social. Se define como ecofeminista: trata de hacer activismo tanto feminista como ecológico desde una vertiente intimista. Desarrolla su práctica artística sobre una investigación personal que extrapola al colectivo del conjunto de las mujeres, viajando desde lo particular hacia lo general, tomando conciencia acerca de los numerosos puntos de contacto que hay entre la condición del ser mujer y la de la Tierra.

Retrato de Concha Ros. Cortesía de la artista.

PAC – Te proyectas desde Valencia. ¿Te hubiera gustado cambiar de lugar y hacerlo desde allí? 

Concha Ros – Antes sí, ahora no. Aprecio demasiado el ritmo de vida de Valencia, si lo comparo con el de otras ciudades más frenéticas, como Madrid o Milán. Creo que la madurez y la pandemia han contribuido a que tienda a pensar que a la larga viviré en algún lugar más pequeño aun. 

Concha Ros. The White Chair, 2013 Cortesía de la artista.

PAC – ¿Crees que tu trayectoria habría sido la misma? 

Concha Ros – Siendo sincera creo que no. En las ciudades más grandes hay más movimiento, más conexiones, más proyectos “cociéndose” al mismo tiempo, así que las oportunidades se multiplican exponencialmente. También es cierto que hay mucha más gente, y desgraciadamente en este sector la visibilidad y las relaciones son clave para desarrollar la carrera artística, pero si eres afortunada y consigues tenerlas, en una ciudad grande avanzas mucho más rápidamente que en una como Valencia. ¡El ritmo mediterráneo tiene sus ventajas y también sus inconvenientes!

Concha Ros. Serie Brotes. Into the Right Place, 2014. Cortesía de la artista.

PAC – ¿Qué te impulsa a dedicarte a la práctica artística

Concha Ros – Ni me acuerdo de cuál fue el momento en que decidí dedicarme a esto, porque tanto mi abuelo como mi padre eran pintores aficionados, e imagino que es algo que interioricé ya desde bien pequeña, junto con el olor a trementina. He sufrido muchos vaivenes, alternando grandes impulsos y desistimientos ocasionales, pero hay una especie de “inevitabilidad” en ello que ha impedido que acabara por dedicarme al 100% a mi otra actividad principal, la de gestora/productora cultural. Necesito expresar cosas a través de mis dibujos. Y eso que los y las artistas de mi generación lo hemos tenido bien difícil, con los diez años de crisis -del 2008 al 2018- que interrumpieron nuestra trayectoria cuando más o menos teníamos cuarenta, o sea, “en el mejor momento de nuestra carrera deportiva”, como dice mi amigo Juan. A eso hay que sumar el eterno hándicap de ser artista mujer y, como guinda del pastel, estos tiempos pandémicos, que tampoco están facilitando la labor artística… ¡el impulso y la motivación han de ser grandes, para poder resistir a todo esto!

Concha Ros. Serie Brotes. Drawing big, 2014 Cortesía de la artista.

PAC – ¿Qué ansiabas? 

Concha Ros – Los objetivos han ido variando a lo largo del tiempo. Esta perspectiva te la da el hecho de ser ya una artista de media carrera. Alguna ventaja tenía que tener… La “cosa” ha transitado desde el deseo, durante los años de formación, de convertirme en una artista bohemia, arrastrando esa componente absurdamente romántica heredada de la formación tradicional, hasta la pulsión constante, en la actualidad, de ser libre a través de mi creación artística mientras exploro, analizo y denuncio, en especial, la precaria situación de la mujer y del planeta.

Concha Ros. Serie Nonchalance. Rouge nonchalance, 2017. Cortesía de la artista.

PAC – ¿Lo encontraste? 

Concha Ros – Todavía estoy en ello. Hay atisbos que me hacen muy feliz, pero este es un proceso vital, y como tal, no va a ser ni constante ni permanente y se acabará cuando la vida se acabe. Es comparable a la ardua tarea de mis self-made women, que se construyen y se reconstruyen sin fin.

PAC – ¿Qué crees que puede mejorarse en el Sistema del arte

Concha Ros – Sin duda. Es más, no es que pueda mejorarse, sino que es urgente hacerlo. Ese es uno de los motivos por los que estoy al frente de la delegación del IAC [Instituto de Arte Contemporáneo] para la Comunitat Valenciana y Murcia. Os aseguro que este tipo de trabajos altruistas tan demandantes no se hacen si no es porque se cree firmemente en lo que se está haciendo, y yo lo hago. Es absolutamente necesario cambiar la percepción del/la trabajador/a del arte contemporáneo en la sociedad y construir nuevos mimbres que contemplen la renovación de las políticas culturales, el diseño de nuevos tipos de fiscalidad adecuada a las especificidades de nuestras dinámicas y también la concienciación, por nuestra parte, de que es básico profesionalizarnos para poder reclamar, entre otras cosas una retribución por nuestro trabajo.

Concha Ros. Serie Self Made Woman. Building Myself, 2017. Cortesía de la artista.

PAC – ¿Qué deberíamos aportar y eliminar al Sistema

Concha Ros – La gran aportación del arte y de la cultura en general al sistema creo que, a estas alturas, es indiscutible o, al menos, debería serlo. Hay cientos de estudios que demuestran la importancia capital que tienen para la existencia, a todos los niveles. Esta época que vivimos, en la que el neoliberalismo lo impregna todo, el arte corre un serio peligro y, con él, la formación del ser humano como tal. En breve nos habremos convertido en siervas del algoritmo sin voluntad propia si no luchamos por mantener la capacidad de discriminar la información, mantener el espíritu crítico y dedicar tiempo a cultivar el pensamiento, las artes y la vida en la naturaleza, con todos los valores que ello lleva aparejados, tan beneficiosos para una vida en sociedad.

Concha Ros. Serie Les Dones. Dona calidoscópica, 2018. Cortesía de la artista.

PAC – Asociacionismo profesional ¿qué opinas? 

Concha Ros – Creo que esta pregunta ha quedado respondida más arriba. Creo firmemente en el asociacionismo, con todo lo delicado que es el tener que consensuar temas entre sensibilidades diferentes. Está claro que casi siempre ralentiza los procesos, pero les imprime la cualidad de democráticos, así que, para una demócrata convencida como yo, es absolutamente imprescindible. Estoy en varias asociaciones, además de en el IAC; en MAV [Mujeres en las Artes Visuales]; en AGCPV [Associació Gestors Culturals del País Valencià]; en l’Associació per la Coeducació

Concha Ros. Serie Voyeuse de soi même. Tondo Voyeuse 3, 2019. Cortesía de la artista.

PAC – Háblanos un poco de tu trayectoria

Concha Ros – Mi trayectoria como gestora y productora cultural se ha mantenido en el tiempo. La vertiente de artista ha sido más “como el Guadiana”. Soy el claro ejemplo de mujer artista de una generación que ya tenemos dos graves crisis en nuestro haber, por no hablar de los hándicaps inherentes a la condición de mujer. Debo decir, al hilo de esto, que el hecho de que mi hija sea ya mayor me está permitiendo, desde hace unos cinco años, dedicarle a mi vertiente de dibujante casi toda la atención que requiere. ¡Y digo “casi”, porque nunca es suficiente! En el momento en que ingresas en la facultad inicias un viaje en el que la creación te acompaña siempre, con lo bueno y lo malo que ello comporta. A pesar de lo negativo y lo precario de esta profesión, me confieso fan incondicional, por todas las satisfacciones que da, porque te permite conectar contigo misma, aunque yo siempre intente extrapolar esa conexión a un escenario más amplio.

Concha Ros. Serie Brotes. Empatía, 2019. Cortesía de la artista.

PAC – Defínete mediante hashtags o etiquetas. 

Concha Ros – #concharosdibujante #dibujocontemporaneo  #ecofeminismo  #sororidad

PAC – ¿Cuáles son los temas de tu trabajo artístico? 

Concha Ros – Mi tema principal soy yo misma. Siempre me autorretrato. Soy la persona que más a mano tengo para estudiarme a mí misma como botón de muestra del género femenino. Observo en mi obra que estoy siguiendo un proceso para mí evidente, aunque no sé si todavía demasiado visible, de dentro afuera, de la introspección a una visión de mí misma en una naturaleza que, como ecofeminista que soy, detecto cada vez más amenazada y con más puntos de contacto con la idiosincrasia de la mujer y los roles que nos han sido asignados desde tiempo inmemorial.

PAC – ¿Algún proyecto, pendiente, que te gustaría realizar? 

Concha Ros – ¡Ya lo creo! Tengo varios proyectos “en el congelador”, esperando la convocatoria adecuada o resultar elegida en aquellas a las que ya he optado. Creo que la/el artista contemporáneo está cayendo en una trampa, sobre todo los/las no representados por galerías, como es mi caso. Podemos producir obra, pero nuestros canales de venta son mucho más reducidos y tenemos el hándicap del almacenaje -no todas podemos permitirnos un taller con capacidad suficiente-. Se puede dibujar por dibujar, obviamente, pero si como en mi caso se opta por trabajar series con una base teórica y componer proyectos expositivos relativamente ambiciosos -subrayo relativamente-, el resultado es que se entra en un bucle que yo denomino “quinquenio”: Empiezas concibiendo una idea, te pones a investigar, “armas” el proyecto y dibujas sobre ello. Entonces empieza el periplo de convocatorias y conversaciones, buscando la manera de producirlo y que vea la luz. ¡Y de este modo pasan fácilmente cinco años! Lo que al final se ve -si llega a verse- no es más que la punta del iceberg de todo un proceso de investigación, creación, negociación y producción.

Concha Ros. Serie Brotes. Save Yourself Outside, 2020. Cortesía de la artista.

PAC – Un deseo

Concha Ros – Poder seguir dibujando toda mi vida. Disfruto con todas mis facetas profesionales -la gestión/producción cultural y la traducción-, pero la actividad que sin duda abarca más aspectos, la que mejor me sirve para explorar el mundo y a mí misma es sin duda la creación artística. El arte es necesario para la vida. Es necesario para mí. Una de las maneras de poder cumplir este deseo es mejorar las condiciones de trabajo de los y las profesionales que nos dedicamos a esto, así que… ¡ahí estamos!

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.