Alfredo Alcain en el MARCO de Vigo

by • 7 marzo, 2022 • Dibujo, Escultura, Exposiciones, Museos, VigoComments (0)535

El museo MARCO de Vigo presenta una exposición sobre el artista Alfredo Alcain, que reúne más de ochenta obras desde 1965 a 2021 entre pinturas, dibujos  y esculturas. Comisariada por Miguel Fernández-Cid, la muestra se plantea no como una retrospectiva sino como un intento de valorar  a un artista con un camino muy personal, un recorrido incuestionable dentro de la historia del arte en España, y un gran reconocimiento por parte de la crítica y artistas de diferentes generaciones –incluso las más jóvenes–, frente a una presencia institucional menor de la que debiera.

Alfredo Alcain. Palitos de colores sobre azulseptiembre 2017. Óleo sobre tela, 130 x 162 cm

Durante los años 60 y 70, la obra de Alfredo Alcain fue la radiografía de una época, reflejando a la perfección la situación social. Hijo del Pop Art, posee una honda cultura y tradición española. Vinculado en un primer momento al mundo del cine y del teatro, su pintura osciló entre el pop y el realismo crítico, buscando no tanto el reflejo de la sociedad de consumo (característico del Pop Art) como el reflejo de la realidad urbana madrileña.

Para entender la verdadera singularidad de Alfredo Alcain (Madrid 1936) hay que recordar que, como pintor, arranca del entorno figurativo madrileño, aunque muy pronto introduce como elemento diferenciador un humor fino, sutil, exigente, autocrítico, incluso corrosivo con los principios que le parecen más estables. Sabe mantenerse como nadie en ese espacio difícil que es el límite entre la tradición y la modernidad, porque Alcain, fiel como pocos a la pintura, es de esos artistas que siempre se asoman, se detienen y analizan una novedad o un cambio de rumbo en los discursos expositivos, aunque en ocasiones le guíe cierto –y lógico– escepticismo. Consciente de su condición de pintor-pintor, es irreductible: en su vida, en su actividad, no busca excusas ni propone pasos intermedios, y hace que todo gire en torno a la pintura.

Alcain trabaja como un ilusionista (¿qué es, al fin, un artista?): pinta con pausa, ante nuestros ojos repite modo e intención, sin guardar cartas ni trucos; todo lo desvela, lo despliega, empezando por sus intereses y devociones. Y lo hace de un modo natural: abre caminos pero justifica cada paso plástico dado.

Alfredo Alcain. Tríptico de la sandíajulio 1990. Óleo e colaxe sobre madeira, 59 x 169,5 cm

Artista de taller, solitario en sus búsquedas, fino y sagaz en sus hallazgos, parece ocupar con gusto un espacio lateral, que le permite trabajar a su ritmo, insistente y tenaz, en una obra sobre la que con frecuencia se pasa de puntillas, temiendo no entender sus claves. Sin duda, porque están ante nuestros ojos, pero requieren acercarse sin complejos visuales, y tal vez sea este un ejercicio menos común de lo deseado. (Texto curatorial de Miguel Fernández-Cid, comisario de la muestra).

Desde el inicio de su trayectoria, su obra ha formdo parte de numerosas exposiciones individuales y colectivas, y está presente en museos y colecciones como Círculo de Bellas Artes, Madrid; Museo de Arte Contemporáneo, Sevilla; Museo del Grabado, Buenos Aires; Museo Internacional Salvador Allende, Santiago de Chile; Museo Municipal de Madrid; Biblioteca Nacional, Madrid; Museo de Bellas Artes, Bilbao; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), Madrid, entre otros.

Artista: Alfredo Alcain

Fechas: hasta el 18 de julio de 2022

Lugar: MARCO, Vigo

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *