#Womanarthouse: Juana Gómez

by • 23 febrero, 2018 • Woman Art HouseComments (0)1309

Nueva semana, nuevo capitulo de Woman Art House. El pasado lunes 19 de febrero tuvimos un nuevo episodio dentro de esta iniciativa en la que se habló de la artista chilena Juana Gómez. Aunque podéis ver el hilo completo pinchando AQUÍ, este texto hace un resumen de lo que se comentó aquel día en Twitter bajo el hastage #womanarthouse .

Nacida en Santiago de Chile en 1980, Juana Gómez estudió arte en la Universidad Católica de Chile pero antes de terminar se dio cuenta de lo difícil que era trabajar como artista. La dificultad económica y otros obstáculos la empujaron a trabajar más de 12 años en otro sector (el del diseño gráfico).

Juana Gómez

Fue hace tan sólo unos años cuando Gómez decidió retomar su carrera artística siguiendo el consejo de una amiga, la artista visual Cecilia Avendaño, y su marido, el escritor Benjamín Labatut. Fue un cambio complejo y difícil de tomar, sobre todo por miedo a enfrentarse consigo misma y con todo lo que significa ser artista: “me aterraba dar el salto porque económicamente sabía que sería duro vivir de esto, pero sobre todo porque la cabeza empieza a funcionar como una turbina todo el día, tomada por las ideas que quieres llevar a cabo.” A pesar de las dificultades, sintió que el cambio era necesario y se arriesgó con la ayuda de su entorno.

Desde entonces, se ha dado a conocer principalmente por sus fotografías bordadas. ¿Qué se puede ver en ellas? Imágenes del cuerpo humano estampados en tela, casi siempre en lino, en los que borda a mano con sumo cuidado los órganos internos (desde venas, arterias u órganos, hasta redes neuronales, sistema linfático o sistema circulatorio entre otros).

Juana Gómez

Es curioso que para muchos de sus trabajos utiliza su propio cuerpo. Aunque sentía pudor en un principio, pensó que era lo que debía hacer: “la experiencia de la vida y la relación del tiempo uno la experimente desde el propio cuerpo, desde ti mismo, seas como seas.” Y añade: “lo más difícil fue trabajar sobre mi propia imagen, pero no quise trabajar con otra. Era algo difícil enfrentarme a mi propia desnudez, aunque esto me ayudó a hacerme un poco más consciente de lo femenino y a conseguir una aceptación muy sanadora.”

Basándose en su propia fisiología y en el arte del bordado, sus obras son considerados auténticos estudios anatómicos en los que se combinan naturaleza, matemáticas, arte y biología. Y para inspirarse la artista tiene en mente el trabajo de científicos como Felipe Court o Tomás Egaña entre otros.

Es interesante, de hecho, su gran interés por la ciencia (un interés muy evidente al entrar en su taller). De hecho la periodista Soledad Camponova describió su estudio de esta forma: “hay libros de anatomía, el cráneo de un cóndor y de una llama, muestrarios de insectos y plantas, además de infinidad de agujas e hilos de colores. Podría ser perfectamente el escritorio de una estudiante de Medicina o Botánica.”

Juana Gómez

En su trabajo es especialmente importante la Teoría Constructal de Adrian Bejan, que explica cómo ciertos elementos de la naturaleza evolucionan hacia formas ramificadas para facilitar el flujo de energía. Gómez cree que esas formas o patrones se respiran tanto en lo orgánico como en lo inorgánico, en lo natural y en lo artificial: “este patrón está conectado con tantas capas de la existencia que podría pasar la vida entera profundizando en él.” Y añade:

Mi trabajo nace de la observación de la naturaleza y los procesos que determinan la forma en que se estructuran y construyen los seres vivos y el mundo inorgánico. Esta ley fundamental se puede ver en las nervaduras de una hoja, el curso de un río y sus afluentes, el sistema nervioso central de los seres humanos, las corrientes del mar y las rutas del tráfico de Internet. Descifrar ese lenguaje común, que conecta lo micro con lo macro, el mundo externo e interior, permite distinguir un patrón que ejerce influencia en lo inerte, biológico, social y cultural. Nos afecta de forma continua, apenas consciente, y rige aspectos tan cotidianos como nuestros desplazamientos por la ciudad, y otros tan personales como la simbología de nuestros sueños. Su esencia radica en la manera en que las cosas fluyen por el camino de menor resistencia.”

Juana Gómez

Se nota la influencia de la Teoría Constructal de Adrian Bejan especialmente en la serie Constructal, creada por Gómez entre 2015 y 2016. Este trabajo “trata de hacer un paralelo entre cómo se comporta un río y los hongos bajo tierra con nuestra propia anatomía.”

También es interesante otra de sus obras, la instalación Cultivo (2016), que representa el sistema neuronal y en el que también se reflexiona sobre cómo el patrón existente en la naturaleza está presente también en el cuerpo humano: “como si fueran dos infinitos enfrentándose, cada dendrita y axón de las miles de millones de neuronas que recorren nuestro organismo utilizan un patrón similar para formar complejas redes que transmiten, procesan y almacenan información.

En estas y otras piezas se observa la importancia del hilo y la aguja. Pero ¿cómo aprendió Juana Gómez a bordar? Estuvo en contacto con estas herramientas desde niña: “mi abuela bordaba ajuares de novia y de recién nacidos (vivía de eso), y mi mamá borda estolas de cura. Siempre la he visto cosiendo y tejiendo; tiene una habilidad increíble con las manos.” Su propia abuela la enseño y continuó su formación en la escuela de arte, donde trabajó obras de pequeño formato con costura y bordado. Pero no sólo la memoria familiar ha influido su trabajo, también las tradiciones textiles de Chile: “las culturas que más me conmueven son las andinas, sus colores, sus tramas finas y el paisaje me sobrecogen. Soy consciente que mi trabajo no tiene una relación visual directa con estas tradiciones, pero estar en contacto con ellas ha nutrido mi investigación.” Y añade: trabajé con hilanderas y observé cómo las mujeres trabajan los textiles, al mismo tiempo que están a cargo de la casa y los niños. Me sentí identificada”.

Juana Gómez

Para Juana bordar se ha convertido casi en una forma de meditación: “bordar para mí ha sido una manera de integrar color y materialidad a lo que era mi trabajo digital, pero más importante es el estado mental que genera, un estado que conocía por el yoga, el tatuaje y la programación”. Y añade: “bordar es un proceso reiterativo, es una especie de meditación que te mantiene en el aquí y el ahora.

Y ¿cómo es la forma de trabajar de la artista con hilos y agujas? La chilena comentó: “veo lo que tengo que hacer. Trato de retener las imágenes de mis sueños, a veces totalmente lúcidos. Cuando la imagen aparece trato de atesorarlo. Hago un dibujo muy rápido para capturarla. Hacer las fotos que luego imprimo en tela es la parte que más me cuesta, ya que estoy trabajando sobre mi cuerpo desnudo. Aunque no son posturas sensuales, sino rígidas, estudiadas y simétricas, es la exposición absoluta. Cuando tengo las fotos elijo la tela, por lo general hago varias pruebas antes de lograr el resultado final ya que la impresión cambia mucho según el tipo de trama que trae la tela, normalmente lino o crea. Con la foto impresa uso diversos referentes, libros de anatomía, tratados antiguos y modernos, para dibujar a mano alzada o hacer un traspaso de lo que luego bordaré con hilo. Luego elijo la paleta de colores.”

Juana Gómez

Con el resultado de su trabajo ha llegado a exponer en Chile, Turquía, Hong Kong y próximamente Europa, siendo, además, reconocido por una serie de coleccionistas privados y galerías de arte. Pero ¿ha sido difícil conseguir cierta posición como artista al ser mujer? Ella responde: “dentro de mi sector no he tenido ninguna dificultad directa, aunque al parecer la balanza se inclina hacia los hombre. Yo trabajo con una galería (galería Isabel Croxatto) donde la directora es una mujer muy potente con una tremenda trayectoria en la danza, como bailarina y coreógrafa, y siento que de ella irradia ese poder femenino del que hablaba. Isabel literalmente no para y nos mueve, y tiene un equipo de mujeres potente en su galería.”

Juana Gómez

Y para terminar, ¿qué otros artistas que trabajan con hilo y aguja interesan a Juana Gómez? “Me gusta mucho el trabajo de la artista chilena Mónica Bengoa y soy, también, una admiradora del trabajo de Chiachio & Gianonne.”

Si queréis saber más sobre Juana Gómez, podéis visitar su propia página web (pinchar AQUÍ) o ver el video realizado por The Deco Journal sobre ella (pinchar AQUÍ). Y también leer la entrevista a Juana publicada en la web de Las Hilanderas (pinchar AQUÍ).

Y aquí termina el capítulo de Woman Art House de esta semana. Os esperamos el próximo lunes con un nuevo episodio dedicado a la artista Annette Messager.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *