Entrevista a Lois Patiño

by • 27 septiembre, 2019 • Artist Interviews, EntrevistasComments (0)699

Con motivo de la exposición que Lois Patiño (1983, Vigo) presenta en la Galeria Vilaseco, del 26 de septiembre al 15 de noviembre, hemos tenido el placer de hacerle unas preguntas y acercarnos un poco más a su atrayente obra.

Lois Patiño

PAC -¿Desde cuándo comienzas a interesarte por el arte?

Lois Patiño -Mis padres son pintores: Menchu Lamas y Antón Patiño, por lo que el universo del arte siempre estuvo ahí, no fue nunca una elección consciente sino que siempre ha formado parte del hábitat natural. Esto ha sido, sin duda, algo fundamental para mÍ, y de lo que me siento muy afortunado de haber podido vivir.

A nivel de desarrollar yo una actividad creativa, creo que fue hacia el inicio de la adolescencia cuando ya empecé a comprender que para mí, la manera de sentirme plenamente realizado, iba a estar ligado a lograr expresarme artísticamente, tratando de hacer obras de valor. Poco a poco terminé por elegir el medio audiovisual como mi lenguaje de expresión y exploración inicial.

PAC -¿Cuál ha sido tu formación?

Lois Patiño -Me he ido formando principalmente en el ámbito artístico y en el cinematográfico, aunque comencé estudiando psicología en Madrid. Luego realicé cursos en NY y Berlín, de dirección de cine y videoinstalación respectivamente y más tarde, un máster de documental experimental en Barcelona.

Lois Patiño

PAC -¿Cómo describirías tu trabajo artístico?

Lois Patiño -Trabajo con el medio audiovisual principalmente, realizando obras que reflexionan sobre la contemplación, sobre la relación entre persona y paisaje, y sobre la propia naturaleza de la imagen. Obras que buscan generar en quien las ve una experiencia íntima y reveladora.

PAC -La relación del hombre con la naturaleza es un eje fundamental.

Lois Patiño -Trato de trabajar sobre elementos muy básicos, muy esenciales, para reflexionar sobre nuestro modo de estar en el mundo, nuestra relación con él. La duración, la distancia o la inmovilidad son algunos de los conceptos sobre los que he ido tratando de profundizar.

Trabajo el silencio de la imagen desde la contemplación, procurando llevar al espectador a una experiencia introspectiva donde la imagen pueda ir interiorizándose: dejar de ser algo ajeno, exterior, para empezar a fundirse con nosotros.

Por eso también es importante para mi tender a la abstracción en la imagen. Desde ese despojamiento la imagen empieza a perder contacto con lo real, a elevarse y gravitar. Desde los vacíos que deja la abstracción emerge el misterio de la imagen.

Lois Patiño

PAC -Tus imágenes son muy pictóricas, ¿qué influencia tiene en tu trabajo la pintura? 

Lois Patiño -He trabajado mucho sobre la representación del paisaje en el cine, y al estar el paisaje tan vinculado a la pintura (llegando según algunas teorías a nacer como concepto desde la pintura) creo que es ineludible que esté presente en mi trabajo.

Me gusta además construir imágenes que tengan una fuerte presencia, que tengan una belleza y misterio muy imponente aun dentro de su posible sutileza. Y esto también puede acercame a la imagen plástica de la pintura.

No solo en las piezas de videoarte o videoinstalaciones busco esto, también mis largometrajes tienen un lenguaje narrativo muy pictórico, casi como de sucesión de pinturas en algunos momentos. Utilizo composiciones cuidadas y duraciones dilatadas que ayudan a que la mirada habite el espacio que abre la imagen, como sucede con muchas pinturas.

Me interesa trasladar al cine la mirada contemplativa, sin urgencia, de quien contempla una pintura o un paisaje. Me gustan las sensaciones que se alcanzan desde esa calma. Dejar tiempo para que tu mirada traspase la superficie de la imagen y vuelva a ti transformada. Si el montaje de una película es muy rápido, las imágenes se superponen unas sobre otras y es imposible extraer esta intimidad y polisemia de la imagen.

PAC -¿Cuál fue el origen de Flotabilidad neutra, la muestra que acabas de inaugurar en la Galería Vilaseco?

Lois Patiño -Fui invitado por el comisario mexicano Bernardo Sopelana a realizar una residencia artística en Baja California. Allí aprendí a bucear y estuvimos un mes desarrollando el proyecto, buceando en barcos hundidos, con leones marinos, con bancos de jureles… Fue una experiencia apasionante.

Había hecho snorkel antes y siempre me había interesado la experiencia submarina por el estado alterado de conciencia en que te sume, donde la percepción de la luz o la sensación temporal se transforman. Pero bucear a 40 metros de profundidad añadió nuevos ingredientes: la sensación de peligro, el aislamiento, la importancia de la respiración, la perdida del color en las cosas…

Pero sobre todo me interesaba, como casi siempre en mi obra, el estado introspectivo en que te sumía. La sensación de intimidad. Algo en este caso mucho más subrayado por el hecho de estar rodeado de agua y en silencio obligado.

Un concepto clave del submarinismo es el que da título a la exposición, flotabilidad neutra. Que es el estado en donde, por medio de la respiración, logras quedar suspendido: ni hundirte hacia el fondo, ni ascender hacia la superficie, sino quedarte en el sitio, a merced del movimiento de la masa de agua que te envuelve y con la que, de algún modo, te mimetizas.

Y aquí se me hacía más pertinente aún recordar una idea clave de Freud sobre la que he trabajado mucho, el sentimiento oceánico: sentirte parte de un Todo, como la gota de agua que forma parte del océano. Toda mi obra y toda mi voluntad, creo que podría resumirse en la búsqueda de este estado.

Lois Patiño

PAC -¿Qué piezas podemos encontrar en esta exposición?

Lois Patiño -La exposición tiene su origen en esta experiencia submarina en México, pero más tarde añadí una nueva capa con piezas que siguen trabajando el espacio marino, pero desde la superficie.

Manteniendo una atmósfera ligeramente onírica realicé una serie de piezas que titulo Sombra metálica en el sueño, que son una especie de pequeñas maquetas, donde la luz proyecta espuma blanca de un oleaje distante. El mar no se ve, se construye desde el vacío, solo distinguimos levemente la espuma de las olas.

Reflejamos así un mar nocturno donde busqué cierta sutileza oriental en la representación del paisaje a partir de trazos mínimos. Ese haz de luz de las olas atraviesa prismas y cristales, de modo que las olas se deforman pareciendo evaporarse, o se desplazan por las paredes recordando a la luz de un faro.

Estas pequeñas maquetas ocupan la sala principal. En la entrada podemos ver fotografías que siguen esta misma atmósfera en la serie “Mar insomne”, dibujando desde el negro siluetas de espuma en un mar nocturno muy abstracto.

En la última sala nos sumergimos en el mar con tres piezas. Una sonora, diseñada para ser escuchada con auriculares inalámbricos, para reflejar el aislamiento durante el buceo. Esta realizada junto a Juan Carlos Blancas y es también un proceso de abstracción inspirado en los sonidos del fondo marino.

Otra de las piezas es Cuerpo de mar, en la que utilizo un bloque de metacrilato transparente sobre el que proyecto imágenes submarinas: refracción de luz, rocas algas o incluso animales muy impresionantes como el tiburón ballena. Este bloque de metacrilato da la impresión de ser una porción de mar, un fragmento sólido del mar que brilla en la sala como una piedra luminiscente.

La última pieza es Sol rojo, una pieza de videoarte monocanal que proyecto sobre una pared negra. Inicialmente vemos una tormenta de peces que poco a poco van descubriendo la figura de un buzo vertical que se mantiene en suspensión, en flotabilidad neutra, bajo la presencia de un sol rojo líquido.

Lois Patiño - Cuerpo de mar

PAC -Tu obra se trasforma en esculturas visuales, composiciones fotografías, instalaciones audiovisuales… sin duda exprimes las posibilidades del lenguaje cinematográfico.

Lois Patiño -En esta exposición he tratado de abrir un abanico amplio de posibles relaciones entre la imagen proyectada y distintos materiales. Normalmente he trabajo con proyecciones monocanal o videoinstalaciones donde buscaba cierta espectralidad e ingravidez proyectando sobre láminas de papel o sobre láminas de metacrilato transparente, que colocaba suspendidas en el aire.En esta exposición lo espectral y flotante se mantienen pero provienen de la experiencia submarina y lo onírico.

El reto aquí era explorar más profundamente la reacción de la imagen-luz con diversos materiales, y de esta búsqueda es de donde salen las diversas piezas: pequeñas maquetas de madera pintada de negro, donde distorsiono el haz de luz con prismas y vasos; o una especia de peana negra coronada por un cubo de metacrilato transparente sobre el que proyecto.

PAC -Nos encanta como trabajas el espacio y el tiempo, logrando un estado atemporal a medio camino entre presente y pasado.

Lois Patiño -Es interesante observar como la sensación del tiempo de una imagen va modulando, contrayéndose y dilatándose, en función de si conectas más o menos con ella, si te sumerges más o menos en ella. La sensación de su duración varía mucho en función de esto, tanto mientras la vives, como cuando la evocas en el recuerdo. Por eso resulta a veces muy difícil decidir, cuando estás editando una película, cual debe ser la duración exacta de una imagen. Apichatpong decía en una entrevista algo así como que una imagen que dura 3 minutos en la pantalla la recordarás como si fueran 30 segundos, una que duró 30 segundos pensarás que fueron 3, y una que duró 3 segundos en pantalla serás incapaz de recordarla.

A mi me interesa mucho trabajar con imágenes vacías de acción, donde apenas sucede nada, y siento que eso provoca una especie de suspensión del tiempo, como un coger aire profundamente sin luego expirar. También por eso he trabajado mucho con figuras inmóviles, para poder tratar de sentir el tiempo sin distraer con el movimiento. “La inmovilidad irradia” dice Bachelard, y creo que esa energía que irradia tiene que ver con el tiempo que se condensa en ese cuerpo inmóvil cada vez más denso.

Lois Patiño

PAC -¿Cuáles son tus siguientes proyectos?

Lois Patiño -En el ámbito cinematográfico tengo varios proyectos en marcha. Por un lado el estreno a principios del año que viene de mi siguiente largometraje, “Lúa vermella”. Una película rodada en Galicia que construye una especie de fábula marina alrededor de la historia real de un buzo que rescató más de 40 cadáveres de náufragos perdidos en el mar.

Por otro lado estamos editando un cortometraje “Apuntes para Sycorax” rodado en las islas Azores. Lo codirigido con el director argentino Matías Piñeiro, y forma parte de un proyecto de largometraje inspirado en “La Tempestad” de Shakespeare, que estamos preparando para rodar en las mismas islas.

Y en el campo del arte estoy preparando un proyecto que se desarrollará en los Pirineos nevados y que mezclará varias disciplinas: videoinstalaciones, instalaciones de luz y pintura.

PAC -¡Muchas gracias Lois!

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *